lunes, 11 de julio de 2016

Madinat Garnata: Granada, la ciudad musulmana

Granada, como entidad urbana, es una ciudad que se remonta al siglo XI, cuando se produce el abandono de Medina Elvira, capital de la Kora de Elvira, como consecuencia de la desaparición del Califato de Córdoba. En el año 1492, cuando es conquistada por los Reyes Católicos, se producen obras que van modificando paulatinamente su estructura urbana, hasta convertirse en una ciudad conventual.

La Granada Zirí


En la época anterior a la fundación de Granada por los Ziríes no existía ciudad alguna, aunque las crónicas de Ibn Al-Jatib confirman la presencia de la Alhambra, una fortaleza construida sobre los restos de un oppidum ibero-romano, empleada por Sawwar Ibn Hamdun en el siglo IX y una alquería dependiente de Medina Elvira.

No obstante, estudios recientes sostienen que, en el terreno ocupado por la actual Granada, se ubicaba (en tiempos romanos y visigodos) una ciudad llamada Illíberis, que fue quedando despoblada en beneficio de Medina Ilbira.

El traslado desde Ilbira, una ciudad carente de defensas, a Garnata, que se encontraba en una posición más escarpada y con una fortaleza (la Alhambra), se llevó a cabo por decisión de Zawi ben Ziri. Entre los años 1010 y 1025 se produjo un traslado masivo de población, convertiéndose en definitivo tras el asalto y incendio de la ciudad de Elvira y de su Mezquita. Los Ziríes se instalan en la colina del Albaicín, en el margen derecho del río Darro, donde ya existía un pequeño asentamiento.

La zona inicialmente ocupada, situada en el centro del actual barrio del Albaicín, recibió el nombre de al-Qasba Qadima (Alcazaba Cadima). Para finales del siglo XI, la mayor parte de la colina ya se encontraba urbanizada y rodeada por una muralla.

La ciudad era abastecida de agua por dos sistemas:

  1. La Acequia de Aynadamar, que llevaba el agua desde Alfacar, para su almacenaje en aljibes urbanos.
  2. La Coracha del Darro que se situaba en el Puente del Cadí.

La ciudad contaba con una extensión de 75 hectáreas y unas 4.400 casas, repartidas en varias barriadas situadas en el Albaicín:


  • Harat al-Qasba, situado donde actualmente se encuentran San Nicolás y la Mezquita Mayor de Granada.
  • Rabad Badis, situado en la zona ahora ocupada por el Convento de Santa Isabel la Real y por la Plaza de San Miguel Bajo.
  • Rabad al-Murabittin actualmente situado en las zonas de Cruz Verde y Cruz de Quirós.
  • Qawraya, situada entre el Aljibe Grande, el Aljibe del Trillo y San Agustín.
  • Rabad al-Ajsarïs, situado en la ladera oriental del Albaicín
  • Aitunjar Arrohan y Qurayya, situados por encima de la Puerta de Guadix.
  • Sened, situado a las afueras de la ciudad.
  • Yurra, situado en la actual La Churra.
  • Rabad al-Mansura, situado junto al anterior.
  • Rabad Mawrur, situado junto a las Torres Bermejas.

La Granada de los almorávides y de los almohades


Durante ese período, la estructura urbana de Granada sufrió pocos cambios. Los Almorávides ampliaron el recinto amurallado, construyendo la Bâb al-Ziyad (la Puerta de las Pesas), la Bâb al-Bunaida (Puerta Monaita), la Bâb al-Fajjarin (Puerta de los Alfareros) y la Bâb Mawror (Puerta Mayor).

A finales del siglo XI se construyeron dos paseos extramuros, dedicados al ocio, uno en la orilla derecha del río Genil y el Nayd situado cerca del Barranco del Abogado.

Durante la ocupación Almohade de la ciudad se construyó el Alcázar Genil (Qsar al-Sayyid) y el Palacio de Dar-al-Bayda.

La Granada Nazarí


La ciudad creció de forma moderada durante el siglo XIII, bajo el dominio de la Dinastía Nasr o Nazarí, lo que obligó a ampliar las murallas defensivas del Nayd y del Rabad al-Bayyazin. Tanto la medina como los arrabales, estaban organizados en barrios y cada uno de éstos estaba a cargo de un Cadí, es decir, de una persona encargada de mantener el orden. Los barrios que conformaban Garnata también disponían de su propia guardia nocturna, cuya función era vigilar y abrir, si era preciso, las murallas de los barrios así como la muralla defensiva de la ciudad.

Cada barrio de la ciudad disponía de su propio hammam, escuelas, un horno público y una mezquita. Las calles eran sinuosas y estrechas, con la excepción de la Alcaicería.

Organización


Al-Qasba Qadima

Zona situada en el punto más alto del Albaicín, donde se encontraba el palacio construido por el rey Badis ben Habús, y que continuó siendo residencia de los reyes nazaríes hasta principios del siglo XIV. Esta zona contenía dos barrios Harat al-Qasba y Rabat al-mu'faddar. Tenía 4 puertas de acceso: Bâb al-Ziyad, Bâb QaxtarBâb Ilbis y Bâb al-Bonud

Al-Qasba

Rodeando la zona de Al-Qasba Qadima, con cuya única comunicación era el barrio de Rabad al-Quraysh'a. Su recino amurallado descendía hasta el Darro, lugar en el que se encontraba el Rabad Haxarris. En la zona intramuros se encontraban los barrios de Rabad al-Tunjar; Rabad Badis, en el que se encuentra el Palacio de Dar al-Hurra (residencia de Aisha al-Hurra, la madre del rey Boabdil) y Rabad al-Mu'rabdin. Al recinto amurallado se accedía a través de las puertas Bâb al-Bonud; Bâb al-Khabbazin (puerta de los panaderos), que daba al camino que subía hasta la Alhambra; Bâb al-Hazarin; Bâb al-Asad y, finalmente, Bâb al-Bunayyda. Junto con la Al-Qasba Qadima, constituye el núcleo histórico original de la ciudad.

La Ciudad Nueva

Se encontraba al sur de los barrios anteriores, ocupando ambas orillas del río Darro y la zona suroeste de la colina del Albaicín. En esta zona se encontraban algunos de los edificios más importantes de la ciudad, entre ellos destacan: Jima el-Qebir (Gran Mezquita), al-Hondaq Giddida (actual Corral del Carbón), al-Madras ( la Madraza), Fondaq al-Ginuyyin (almacén de grano) y los baños públicos de Abu Adal. Los barrios que se localizaban en esta zona son: Rabad al-Qadí, Rabad al-Zeneta, Buqar al-Fajjin, Rabad al-Mansur, Rabad al-Gummara, Rabad Mauror, Rabad Gelilis (actual Plaza Nueva), Rabad Abulaq y Rabad Bâb al-Mazda (actual barrio de San Jerónimo).

Al ser una zona amplia, disponía de un gran número de puertas de acceso que conectaban con Al-Qasba, la Alhambra y con el exterior de la ciudad: Bâb al-Medina (Puerta de las Armas), Bâb Handaq, Bâb Axauro, Bâb al-Fajjarin, Bâb Ateibin, Bâb Addabragin, Bâb al-Faras, Bâb al-Mazdaa, Bâb Riha, Bâb al-Baatayyun y Bâb Elbeira.

Albaicín

Su nombre actualmente se emplea para nombrar la totalidad de la colina, pero en la época musulmana su nombre hacía referencia a los barrios extramuros situados al norte de la ciudad, separados de ésta por el barranco Alahacaba. En la época de los nazaríes, esta zona se encontraba completamente amurallada, formando una ciudadela muy compacta.

Destacan tres grandes barrios con sus respectivas mezquitas y baños públicos: Rabad Bayyda (actuales Cuesta del Chapiz y Carril de San Luis), Rabad al-Bayyasin (el Albaicín central), Rabad Xaira, al-Berzana y al-Munia ben Mardanix, en el punto más alto de la colina.

A este recinto se accedía a través de 10 puertas que lo conectaban con la al-Qasba Qadima y el barrio de Badis, el resto de puertas conectaban con el exterior de la ciudad.

Madinat al-Hamra

Era la ciudad palaciega donde residía la família real nazarí, localizada en la colina de La Sabiqa. Su construcción fue iniciada por el rey Muhammad ibn Nasr, aprovechando la antigua fortaleza zirí. Para comienzos del siglo XIV, la fortaleza zirí ya se había convertido en una auténtica ciudad, con comercios, viviendas privadas y edificios comunitarios. La Megit Sultani (Mezquita Real) fue edificada por Muhammad III ibn Nasr. El Palacio de Comares y el Patio de los Leones fueron construidos en la segunda mitad del siglo XIV.

La ciudad palaciega estaba dividida en dos recintos interiores:


  • al-Hizan: la fortaleza militar que estaba comunicada con la ciudad a través de la puerta Bâb al-Medina y con la Alhambra, a través de la Bâb al-Hamra.
  • Madinat al-Hamra: donde se encontraban los palacios reales, la mezquita real, los baños de la realeza, el Palacio de los Abencerrajes y una medina. Disponía de dos puertas (a parte de la que comunicaba con la al-Qasba) Bâb Xarea y Bâb al-Farax, por donde accedía el pueblo llano. Existía otra puerta aún utilizable, sólo empleada por los habitantes del palacio, conocida como Puerta de Hierro, que permitía acceder al Generalife.

Barrios del sureste y Exteriores.


En la zona sureste de la ciudad se amuralló un ámplio recinto que comprendía dos barrios y grandes terrenos sin edificar, ocupando todo lo que hoy en día es El Realejo. Estos barrios del sureste se situaban a continuación de los de la ciudad nueva, especialmente con el Barrio Judío y el Barrio de los Alfareros.

Dentro del recinto se encontraba el Barranco de la Sabika, que tenía su propia puerta, donde hoy se sitúa la Puerta de las Granadas, en el acceso a la Alhambra por la Cuesta de Gomérez. Esta era la vía de acceso del pueblo llano hacia los palacios, a través de un descampado que hoy en día es el Bosque de la Alhambra. También se incluían diversas huertas que comunicaban con el exterior de la ciudad, a través la puerta Bâb Lacha.

El resto del recinto amurallado era terreno despoblado, llamado Abahul y regado por la Acequia del Cadí.

A las afueras de las murallas de la ciudad se encontraban dos barrios muy bien diferenciados:

  • Rab'ad Ar-rambla, que disponía de un gran zoco muy cerca de la Gran Mezquita. Era un barrio muy pequeño pero con una gran actividad comercial.
  • Rab'ad el-Necued, que estaba rodeado de huertas y se situaba sobre la orilla derecha del Genil.



No hay comentarios:

Publicar un comentario