martes, 12 de enero de 2016

Locusta, una sicaria de Estado

Locusta fue una esclava de la Antigua Roma, que actuó como asesina al servicio de la Emperatriz Agripina, envenenando a Claudio, y de Nerón, envenenando a Británico. Es considerada una de las primeras asesinas en serie de la historia.

Asesinatos


Agripina, sobrina-esposa del emperador Claudio, poseía una gran capacidad maquiavélica para manejar a su antojo el destino de Roma. Su principal ambición era coronar a su hijo Nerón como emperador del Imperio Romano. No obstante, existían dos factores que le impedían completar su ambicioso plan: que su esposo Claudio y Británico, fruto del anterior matrimonio del emperador con Mesalina, se mantuvieran con vida. Allí donde sus intrigas no sirvieron para allanar el camino para su hijo, el veneno solucionaría el problema. Para poder continuar con sus planes, Agripina liberó a Locusta de su sentencia a muerte, pues ésta había sido condenada precisamente por sus habilidades de envenenadora.

Su primer encargo fue envenenar al emperador. Así pues, el 13 de octubre del año 54 d. C., a Claudio le sirvieron un plato de setas, su comida preferida. Después de que su catador oficial probara una diminuta porción de su plato, el emperador se dispuso a devorar su comida. Tras pedir una jarra de vino, comenzó a asfixiarse, comprobándose que la comida había sido envenenada con arsénico. Claudio padeció de vómitos y diarreas durante su lenta agonía, nombrando como sucesor al hijo de Agripina.  Así pues, con Nerón como emperador, Locusta se convirtió en una Sicaria de Estado.

Su primer objetivo bajo el gobierno de Nerón fue asesinar a Británico, el otro hijo de Claudio y Mesalina. Ante el temor de que la acusaran del asesinato, Locusta preparó un brebaje que sólo provocó una diarrea al hermanastro del emperador. Éste ultimo, enfurecido, recriminó a la sicaria su temor. En el segundo intento, Locusta se aseguró de no fallar. En un gran banquete ofrecido por Nerón, se le entregó a Británico un caldo (previamente degustado por su catador personal) que estaba excesivamente caliente. Al refrescarlo con agua, Locusta le añadió el veneno y el hermano del emperador cayó fulminado después de beberlo. Los asistentes observaron como Nerón, impertérrito, declaró que su hermanastro había sufrido un ataque de epilepsia. En realidad, Locusta envenenó el caldo de Británico con Sardonia, una planta que crecía en la isla de Cerdeña.

Viendo su corona asegurada, Nerón la colmó de privilegios y le permitió practicar sus artes, así como instruir a sus discípulos. Cuando Nerón huyó de Roma, Locusta le ofreció un veneno para su propio uso, pero al final el emperador falleció por otros medios.

Después del fallecimiento de Nerón, Locusta fue condenada a muerte después de ser acusada de unos 400 asesinatos. Su castigo pasaría a la historia por ser un hecho extremadamente atroz: fue atada, violada públicamente por una jirafa amaestrada y descuartizada por unos leones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario