martes, 12 de enero de 2016

La Alimentación de los Vikingos

Aunque la mayoría de los Vikingos fueron grandes guerreros, no todos fueron navegantes, aquellos que no viajaban vivían en aldeas y llevaban una vida cotidiana como comerciantes o artesanos. Otros vivían en granjas.

Los Vikingos cultivaban vegetales como las arvejas y la col. También recolectaban frutas del bosque y bayas. Como la temporada de cultivo solía ser muy breve, y los inviernos eran muy largos, los Vikingos granjeros debían asegurarse de que hubiera suficiente comida para que durara durante todo el frío invierno.

El pescado también era un alimento básico muy importante, siendo consumido con algas crudas o cocidas.

Los vikingos también criaban ganado y consumían carne de res y cordero. La principal tarea de las ovejas y las cabras era la producción de la lana y la leche, aunque también consumían leche de vaca. La ganadería, la agricultura y la pesca fueron la base de la subsistencia de los Vikingos durante siglos, no obstante esto no era suficiente y el alimento tuvo que ser complementado con la caza de renos y ciervos. Los caballos aliviaron el transporte a los asentamientos, no obstante nunca entraron a formar parte de su dieta.

Los vikingos disponían de cocinas muy bien equipadas, con tinajas grandes y pequeñas para almacenar todo tipo de alimentos. Almacenaban la carne seca y productos lácteos, como leche agria, queso o mantequilla.

Éstos comían 2 veces al día:

  • Dagmál (comida del día): era tomada por la mañana, generalmente unas 2 horas después de haber comenzado el trabajo.
  • Nattmál (cena): se consumía al finalizar el día o cuando comenzaba a anochecer.

Alimentos.


  • Carne de ganado: de vaca, de oveja, de cordero, cabra y cerdo. La carne de ganado no era tan valorada como los productos lácteos, ya que para conseguir la leche no había que matar al ganado, en cambio para la carne si. De ésta forma, los productos cárnicos sólo se conseguían en determinadas épocas del año, cuando se sacrificaban algunas reses. No obstante, los cerdos se criaban por su carne y eran alimentados en libertad. Otros animales de los que disponían eran gallinas, ocas y patos, de los cuales consumían los huevos y su carne.
  • Caza: alce, ciervo, reno, oso, jabalí, ardilla (tan apreciada por su carne como por su piel), urogallo, chorlito, palomas y el avefría.
  • Pesca: pescaban arpas, besugos, percas, lucios, ostras, berberechos, mejillones, anguilas, salmones y vieiras. También eran muy apreciadas las ballenas, cuando éstas aparecían varadas suponían una gran fuente de riqueza para el propietario de la tierra donde era hallada.
  • Frutos secos: El único fruto autóctono de Escandinavia era la avellana, aunque se importaban otros como las almendras, las nueces y las castañas.
  • Fruta: consumían endrinas, manzanas, moras, arándanos, frambuesas, bayas de saúco, bayas de espino, cerezas, fresas, manzanas silvestres y bayas de serbal. Se solían secar para su conservación o eran maceradas en azúcar o miel.
  • Verdura: Zanahoria, espinaca, nabo, apio, repollo, rábano, habas, guisantes, endibia, remolacha, setas, puerros, cebollas y algas. Además elaboraban aceites a base de semillas de cáñamo, colza y lino.
  • Lácteos: eran muy importantes y la vaca era considerada el animal principal, aunque también se consumía leche de cabra. Con la leche elaboraban mantequilla, cuajada, suero y queso.
  • Pan y cereales: la cebada y el centeno eran los cereales más consumidos, aunque también se empleaba el trigo. Otros cereales que eran muy consumidos fueron el mijo y el alforfón. El pan de la época era delgado, pequeño (casi como un bizcocho) y tenía unos agujeros en el centro para poder ser colgados con cordones o ganchos y, así, mantenerlo alejado de las ratas.
  • Hierbas y especias: eneldo, cilantro, lúpulo, semilla de amapola, mostaza negra, hinojo, berro, mostaza, comino, rábano picante, perejil, menta, tomillo, mejorana, alcaravea, enebrina, ajo. Especias obtenidas mediante el comercio: comino, azafrán, pimienta, jengibre, cardamomo, clavo, nuez moscada, macia, canela, anís y hojas de laurel. También eran muy empleados el vinagre y la miel.
  • Bebidas: el consumo de alcohol era abundante para preservar los carbohidratos, sobre todo en invierno. La bebida alcohólica más habitual era la cerveza. La hidromiel era muy popular, además de una bebida dulce y fuerte, llamada bjórr. También elaboraban vino afrutado, con fines religiosos. Otras bebidas muy comunes eran el suero de leche, la leche y el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario