jueves, 26 de noviembre de 2015

Aurembiaix de Urgel. Condesa de Urgel y amante real.

Aurembiaix I de Urgel (Balaguer 1196 - 1231), fue hija del Conde Ermengol VIII de Urgel y de Elvira Núñez de Lara. Se casó en primeras núpcias (año 1212) con el ricohombre castellano Álvaro Pérez de Castro, pero 16 años más tarde el matrimonio fue anulado. En segundas nupcias, se casó con el Infante Pedro de Portugal, hijo del rey Sancho I de Portugal. De esta unión no tuvo hijos.

Después de fallecer su padre, en el año 1209, heredó el Condado de Urgel mientras que la regencia, cedida por su madre, quedó en manos del rey Pedro I de Aragón (apodado El Católico). Indefensa ante las turbulencias que asolaban su condado, su línea de sucesión fue cuestionada y se planteó su sustitución en beneficio de la Casa de Cabrera. Éste vacío de poder fue aprovechado por Gerau de Cabrera, quien se apoderó del Condado de Urgel por la fuerza. Al mismo tiempo, la monarquía que debía defender el condado, luchaba por recuperar sus derechos ante la nobleza feudal.

Se instaló junto a su madre en tierras castellanas hasta la muerte de su madre, hacia el año 1220, quien le cedió todos los derechos sobre el condado de Urgel que le había sido arrebatado por Cabrera. En el año 1212 se casó, en primeras nupcias, con Álvaro Pérez de Castro, cuñado de Guerau IV de Cabrera y instaló su residencia en Toledo. Su entonces marido actuó en varias campañas militares al lado del rey Fernando III El Santo y se tuvo que refugiar entre los musulmanes, en Al-Andalus, como consecuencia de las continuas luchas entre las famílias Lara y Castro, alejando a ambos cónyuges.

Mientras, con un Jaime I de Aragón aún pequeño (con quien Aurembiaix había estado comprometida) sus consejeros reconocieron la apropiación del condado por parte de Guerau de Cabrera, tal y como consta en el Tratado de Montsó del año 1217. En el año 1222, aunque su herencia materna no dejaba lugar a duda sobre sus derechos, el mismo rey Jaime I de Aragón le reconocía a Guerau de Cabrera el Condado de Urgel en virtud del Tratado de Terrer, siempre que ésté no fuera reivindicado por Aurembiaix, en cuyo caso debería aceptar la decisión real.

En el año 1228 el matrimonio, sin hijos, era anulado como consecuencia del parentesco entre ambos cónyuges, ambos primos segundos por línea materna. Entonces, aconsejada por su padrastro, Guillermo de Cervera, ella se trasladó a Lleida y reivindicó sus derechos sobre el Condado de Urgel ante el rey Jaime I de Aragón. Después de las negociaciones y el pacto entre las partes, que implicaba que Aurembiaix tuviera el Condado de Urgel en feudo, fue necesario que el rey emprendiera una campaña militar que devolvió a la familia Cabrera al Vizcondado de Àger. A finales de aquel año se firmó un controvertido contrato de concubinaje entre el rey Jaime I de Aragón y la condesa Aurembiaix de Urgel. No obstante, un año más tarde, Aurembiaix se casó, en Valls, con el Infante Pedro de Portugal, hijo del rey Sancho I de Portugal, emparentado con las famílias Castro y Cabrera.

Dos años más tarde, en 1231, Aurembiaix fallecía sin descendencia y dejaba el condado en manos de su marido quien, más tarde, lo intercambió con el mismo Jaime I de Aragón por el feudo del Reino de Mallorca. Poco tiempo más tarde, nuevamente los Cabrera se hicieron con el Condado de Urgel con el apoyo de la nobleza residente en esas tierras, y así comenzaba una nueva dinastía para el Condado de Urgel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario