viernes, 16 de octubre de 2015

Unn la Sabia. Reina consorte de Dublín.

Aud la Sabia, más conocida como Unn la Sabia, (834 - 900 d. C.) fue una matriarca, y una de las primeras mujeres, que lideró el asentamiento de los vikingos en Islandia.

Unn fue la hija de Ketil Nariz Chata, un comandante noruego, e Yngvid Ketilsdóttir. Unn se casó con Olaf el Blanco, quien se declaró rey de Dublín tras varias incursiones a Inglaterra y conquistar Dublín en Irlanda. Ambos tuvieron un hijo, Thorstein el Rojo (rey de Escocia), y una hija, Jocunda Olafsdattir (princesa de Dublín).

Tras la muerte de su esposo durante el transcurso de una batalla, Unn y Thorstein viajaron a las Islas Hébridas. Una vez allí, su hijo se casó y conquistó Escocia, falleciendo durante una batalla tras ser traicionado por sus propios guerreros. Después de la pérdida de su hijo, Unn decidió construir, en secreto, un knarr (una navío típico de los vikingos) para atravesar el océano Atlántico, ya que las mujeres vikingas no podían ser propietarias de éste tipo de naves, dirigiéndose hacia Islandia.

En su barco viajaban 20 hombres, todos ellos hombres libres, pero ella se impuso como líder haciéndose respetar, probando que era lo suficientemente fuerte como para gobernar una nave sin ayuda masculina. 

Unn es uno de los personajes más importantes de la historia de Islandia, por ser uno de los primeros colonos de la isla y, además, ser mujer. Fue una mujer que tomó el control sobre las circunstancias de su vida, convirtiéndose en una mujer legendaria. Al contrario de muchos de sus coetáneos, Unn fue una de los primeros islandeses en adoptar la doctrina cristiana, bautizarse y convertirse en una beata.



No hay comentarios:

Publicar un comentario