lunes, 26 de octubre de 2015

Los utensilios de la cocina romana

Aunque en la estructura original de la casa romana no  se disponía de una cocina, con el tiempo se creó una pequeña estancia situada detrás del atrium, en la que se solían elaborar las comidas. Sus partes eran muy sencillas: un banco de ladrillo sobre el que se cocinaba con uno o varios hornillos, las sartenes y ollas se colocaban sobre una especie de trípode o parrilla. La cocina no disponía de chimenea y debajo del banco de ladrillo se guardaba la leña. Para facilitar el lavado de manos, cerca de la cocina se encontraba un pequeño baño (lavatrina) y un fregadero y, para cocer pan o otros alimentos, se construía un horno fuera de la casa, cerca del jardín. Para poder almacenar los alimentos adquiridos en el mercado, era preciso disponer de una gran despensa (penus), orientada al norte para evitar los rayos del sol y los insectos, y de personal especializado para distribuir, controlar, contabilizar, trinchar, hacer conservas, escanciar, etc. Además de ésta despensa, se sabe de la existencia de bodegas subterráneas para conservar el vino, el aceite, los salazones, las conservas y los embutidos. Los utensilios de cocina y mesa son muy variados, solían ser de hierro, arcilla, bronce, terracota, oro, cristal, planta, etc.

Algunos utensilios de cocina empleados, eran:

  • Horno: su tamaño era diverso según las viandas a hornear. 
  • Filtros y canastas: para introducir los guisos dentro de una olla.
  • Morterarium: era un mortero empleado para picar y triturar, podía estar fabricado con piedra, mármol, metal, madera....
  • Cacabo cacabulus: olla con tapadera, sin asas, redondeada y de base cónica.
  • Clibanius: horno pequeño empleado para cocer o mantener calientes los alimentos.
  • Cucuma: cazuela empleada para elaborar diversos guisos.
  • Sartago: sartén empleada para freír los alimentos.
  • Marmita: caldero de gran tamaño que podía tener agujeros en su base para cocer al vapor.
  • Craticula: parrilla para asar sobre las brasas.
  • Moldes: tenían usos diferentes, para elaborar pasteles, pan, queso, budin, etc.
  • Patina: cazuela cóncava y ovalada con tapadera que se empleaba para cocer los alimentos en el horno.
  • Olla: olla grande, alta y gruesa, que podía ser de metal o arcilla.
  • Redaño: se empleaba para introducir productos con el objetivo de que no se deshicieran al ser cocinados.
  • Ánforas: recipientes de arcilla empleados para conservar vino, aceite, aceitunas, etc.
  • Cestas de mimbre: empleadas como recipiente para conservar las frutas y legumbres.
  • Colmenas o panales: para conservar la miel.
  • Urceus: una jarra especial para conservar exclusivamente el garum.
  • Cubas: solían ser de madera y se empleaban para elaborar el vino en las bodegas de las casas.
  • Balanzas: para pesar las cantidades de condimentos a emplear en las diversas recetas.
  • Tablones de madera: empleados para cortar o picar los ingredientes en la cocina.
  • Colgadores: eran unas piezas de hierro que servían para colgar los alimentos en la cocina y, así, mantenerlos alejados de las ratas.

Resultado de imagen de olla de la antigua roma

No hay comentarios:

Publicar un comentario