lunes, 26 de octubre de 2015

Los médicos en la Antigua Roma

En la época de la Repúglica, los Romanos no consideraban la medicina como una ciencia. Sus prácticas médicas se mezclaban con las artes adivinatorias y se encontraban influidas por los auspicios, confiando más en la voluntad de los dioses (cuyos favores pretendían obtener mediante ofrendas) que en la eficacia de los remedios. Lo habitual era dejar las prácticas médicas en manos de sus esclavos y los patricios contaban con su propio Servus Médicus.

Tanto los esclavos como los libertos trataban a sus pacientes empleando viejas recetas y panaceas. Los Servus Médicus no pasaban ningún examen ni prueba de aptitud y si al esclavo le era otorgada la libertad, podía abrir su propia consulta médica.

En el año 219, un cirujano griego, llamado Archagathus, se instaló en Roma y enseñó su arte a los romanos después de fundar una escuela médica en el cruce de Acilio. A pesar de ser considerado ciudadano romano y obtener un sueldo pagado por el Estado, se ganó numerosos enemigos y, finalmente, lo expulsaron de Roma.

Después de él, llegó Asclepíades de Bitinia, el cual alcanzó gran fama como médico y contaba con numerosos alumnos. Él junto con Archagathus y otros médicos griegos dieron origen a la profesión médica dentro de Roma. No obstante, los criterios médicos no se encontraban unificados y cada médico entendía su propio modo de abordar la enfermedad. Por ello, Plinio dijo: "esas desagradables riñas en las camas de los enfermos, cuando los médicos no se ponen de acuerdo... De ahí la horrible inscripción  sobre tumbas: "sus doctores le han matado"".

Como no existían las farmácias, los médicos también elaboraban y vendían sus propias medicinas elaboradas, a menudo, a base de ingredientes caros. 

En la época de Julio César, todos los médicos de Roma obtuvieron la ciudadanía romana, siendo los únicos extranjeros a los que Augusto no expulsó durante una época de gran carestía. Todo ello hizo que su prestigio social aumentara.

Durante el reinado de Nerón, la profesión médica sufrió una reestructuración: se creó una clase superior de médicos, los Architatri. Los médicos del emperador eran denominados Archiatri Palatini, mientras que los del pueblo llano eran los Archiatri Popularis. Los primeros eran los personajes más importantes de la corte y ostentaban el título de Spectabiles.

Antonino Pio nombró a un cierto número de Archiatri Popularis para que residieran en cada ciudad. Éstos debían ser elegidos por los ciudadanos y examinados por el Colegio de Archiatri. Estos médicos recibían un salario a cargo de la ciudad, no pagaban impuestos y estaban exentos de realizar el servicio militar, no obstante estaban obligados a atender a los pobres de forma gratuita.

Los médicos se dividían en médicos generales o médici, cirujanos o chirguri y oculistas o ocularii. No obstante, también existían dentistas, otorrinos y ginecólogos

Roma contaba con un Templo de Esculapio, dios de la medicina, que había sido erigido en la isla Tiberina para invocar la protección de la divinidad ante la peste que azotaba la ciudad. Éste templo se considera el primer hospital de Roma.

Los heridos en la guerra, en un principio, eran atendidos en las casas de los patricios pero más tarde se fundaron los hospitales militares. Éstos, a medida que el Imperio Romano se expandía, llegaron a ser muy necesarios.

Resultado de imagen de medico romano

No hay comentarios:

Publicar un comentario