domingo, 25 de octubre de 2015

Curiosidades sobre la Antigua Grecia y el Antiguo Egipto

  • El faraón Pepi II siempre estaba rodeado de esclavos untados con miel para evitar que las moscas se posaran en él.
  • Los antiguos egipcios adiestraban a los mandriles para que sirvieran las mesas.
  • Según el papiro de Petri, el anticonceptivo que empleaban las mujeres egipcias consistía en que la mujer se untara (en sus partes íntimas) con excrementos de cocodrilo mezclados con miel. 
  • En la Antigua Grecia para evitar quedarse embarazadas, las mujeres se agachaban y estornudaban tras el acto sexual.
  • Los Antiguos Egipcios inventaron un test de embarazo muy rudimentario, empleando cereales humedecidos con orina. Si la cebada crecía, significaba que la mujer esperaba un hijo varón; si crecía el trigo, la mujer esperaba una niña. Si no crecía nada, la mujer no estaba embarazada.
  • En la Antigua Grecia, las mujeres orinaban de pie, mientras que los hombres lo hacían sentados.
  • Los Antiguos Egipcios se afeitaban las cejas en señal de luto por el fallecimiento de su gato. Matar a un gato estaba castigado con la muerte.
  • Las prostitutas de la Antigua Grecia llevaban unas sandalias claveteadas para que, al caminar, dejaran marcada en el suelo la palabra AKOLOUTHE (Sígueme).
  • Cuando los antiguos griegos deseaban casarse con una mujer, para proponerle matrimonio, le lanzaban una manzana. Si la mujer recogía la manzana, significaba que ésta aceptaba la propuesta de matrimonio.
  • En Esparta, las mujeres que morían al dar a luz, eran tratadas como guerreros caídos en combate.
  • En la Antigua Grecia, los pitagóricos tenían algunas extrañas costumbres:
    • No recoger lo que ha caído.
    • No tocar un gallo blanco.
    • No pasar sobre un travesaño.
    • No remover la lumbre con hierro.
    • No comer una hogaza de pan entera.
    • No coger una guirnalda.
    • No comer corazones.
    • No dejar que las golondrinas aniden en el tejado de la propia casa.
    • Cuando el puchero se quita de la lumbre, no dejar su marca en la ceniza.
    • No mirar un espejo al lado de una luz.
    • Al levantarse de la cama, debían enrollar las sábanas y hacer desaparecer la huella del cuerpo.
    • Dentro de la orden pitagórica, se establecía la igualdad entre hombres y mujeres.
  • Aníbal guardaba serpientes venenosas en vasijas de arcilla e instruyó a sus soldados para catapultarlas sobre sus enemigos y, así, repeler los barcos romanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario