domingo, 18 de octubre de 2015

Ávalon.

Ávalon es el nombre de una isla legendaria de la mitología celta, situada en algún lugar de las Islas Británicas donde, según la leyenda, los manzanos ofrecen sabrosas frutas durante todo el año y habitan nueve reinas hadas, entre ellas Morgana.

Algunas de las leyendas del rey Arturo la sitúanen Glastonbury, donde antes de que la llanura de Somerset fuera dragada, existía una colina que se elevaba como una isla en medio de los pantanos. Según el cronista medieval, Giraldus de Cambrai, durante el reinado del rey Enrique II de Inglaterra, el abad Henry de Blois patrocinó una búsqueda en la zona lo que le llevó al descubrimiento de un gran ataúd de roble con una inscripción que rezaba:

"Hic iacet sepultus iclitus rex Arthurus in insula Avalonia" ("Aquí yace sepultado el Rey Arturo, en la isla de Ávalon").

Giraldus cuenta cómo los restos fueron trasladados en una gran ceremonia a la que asistieron el rey Eduardo I de Inglaterra y su consorte y, según él, ahora se encontrarían sepultados en la abadía de Glastonbury, lugar que se convirtió en un sitio de peregrinaje hasta la reforma anglicana.

No obstante, actualmente se considera que la asociación de Glastonbury y ávalon no es más que un fraude. Uno de los motivos que justifican esta creencia es que la propia inscripción sería más adecuada al estilo del siglo X, y no de los siglos V y VI en los que presuntamente Arturo vivió y falleció. Todo esto hace pensar que la historia fue creada por la abadía para aumentar su reputación.

Algunos estudiosos de las leyendas artúricas han situado Ávalon en la Ile Aval, en la costa de la Bretaña, mientras que otros la han ubicado en Burgh-by-Sands, en Cumberland, junto a la muralla de Adriano, donde se levantó el fuerte romano de Aballava, y otros más cerca de Camboglanna, en lo que ahora se llama Castlesteads.

En cualquier caso, según la leyenda, parece ser que las brumas de Ávalon cubren el lugar de reposo del Rey Arturo. Tras la batalla con Mordred, el Rey Arturo, fue llevado a Ávalon por Morgana, la hechicera y hermanastra del rey. En la barca de Morgana viajaban varias mujeres, algunas conocidas (Igraine, Elaine y Nimue) y otras cuyos nombres no se mencionan (la Reina de Gales del Norte, la Reina de las Tierras Baldías o la Reina de las Tempestades). Según la leyenda, el rey Arturo fue acostado sobre un lecho dorado y Morgana sigue velando su cuerpo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario