sábado, 26 de septiembre de 2015

Monasterios de mujeres en la Edad Media.

En la Edad Media, las mujeres desempeñaron un papel importante en el movimiento misionero monástico y la conversión cristiana de los reinos germánicos. Los llamados monasterios duales, en los que monjas y monjes vivían en edificios separados, pero asistían juntos a los servicios religiosos, se encontraban tanto en el reino franco como en el inglés. Monjes y monjas cumplían una regla común bajo un superior común.

A menudo, este superior era una abadesa, en lugar de un abad. Muchas abadesas pertenecían a las casas reales, sobre todo, en la Inglaterra anglo-sajona. Por ejemplo, en el Reino de Northumbria, Santa Hilda fundó el monasterio de Whitby (en el año 657 d.C). En su calidad de abadesa, era responsable de conceder al estudio un importante papel en la vida del monasterio, cinco futuros obispos se educaron bajo su tutela. A las mujeres intelectuales, los monasterios les brindaban oportunidades para el aprendizaje, que no se encontraban nen ninguna otra parte de la sociedad de su época.

Las monjas de los siglos VII y VIII no siempre estaban enclaustradas tan rigurosamente como en otros tiempos y, por consiguiente, tuvieron la oportunidad de desempeñar un gran papel en la difusión del cristianismo. Bonifacio, el gran misionero inglés, dependió de las monjas de Inglaterra en cuestiones de dinero y de libros. También solicitó a la abadesa de Wimborne que le enviara grupos de monjas, con la finalidad de establecer conventos en las conversas tierras germanas. Una monja, llamada Leoba, estableció el primer convento en Germania, en la ciudad de Bischofsheim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario