martes, 8 de septiembre de 2015

Devotio ibérica

La Devotio Ibérica era una forma de vinculación militar especial existente en la sociedad ibera prerromana. Se trataba de un vínculo de doble vertiente:

  • Por un lado, los devoti, consagraban su vida a un jefe o rey, al que tenían la obligación de proteger en el combate, a cambio de su protección, mantenimiento y un mayor estatus social, ya que el jefe pertenecía a la nobleza, y esto se reflejaba en sus servidores.
  • El otro lado es el divino. Los devoti, consagraban su vida a una divinidad para que se dignase a aceptarlo en el combate a cambio de la salvación de su jefe; por ello, debían protegerle con sus armas y su cuerpo aún a costa de su propia vida. De esta forma, los devoti estaban obligados a suicidarse  en caso de que su jefe muriera en combate, ya que se consideraba que sus vidas eran ilícitas al no haber sido aceptadas en trueque por la divinidad. Este vínculo se perfeccionaba con un juramento a la diosa Tanit. El íbero realiza la devotio a cualquier individuo, de ahí que esta institución tenga un carácter disociado. Más tarde, los romanos se aprovecharán a su conveniencia de éste cometido.
Esta práctica estaba muy extendida, y no sólo se empleaba entre los miembros del mismo pueblo: los generales romanos que invadieron la Península, emplearon escoltas formadas por Devoti. Para éstos militares, la Devotio tenía ventajas sobre los romanos: el juramento a los dioses obligaba al personaje con más fuerza, aunque era una fidelidad interesada como la de Sagunto a Roma o la de los edetanos a Escipión. La defensa de las ciudades como Numancia o Sagunto y la resitencia que mostraban los guerreros íberos frente a los romanos tuvo como fondo la Devotio, la cual impedía su rendición sin órdenes directas de su jefe.

La Devotio ibérica desempeñó un papel importante en los orígenes del culto al emperador, ya que Cecilio Metelo, durante la Guerra Sertoriana, recibió honores divinos de los indígenas de Córdoba; y en las ciudades era recibido con sacrificios y altares.

Un caso muy importante de devotio ibérica, es el asedio y destrucción de Calagurris (actual Calahorra) después de la muerte de Sertorio: 

"La macabra obstinación de los numantinos fue superada, en un caso semejante, por la execrable impiedad de los habitantes de Calagurris, los cuales, por ser fieles a las cenizas de Sertorio, frustraron el asedio de Gneo Pompeyo. Como no quedaba ya ningún animal en la ciudad, convirtieron en nefasta comida a sus mujeres e hijos y, para que su juventud en armas pudiese alimentarse por más tiempo de sus propias vísceras, no dudaron en poner en salazón los infelices restos de los cadáveres".

Resultado de imagen de devotio ibérica

No hay comentarios:

Publicar un comentario