domingo, 13 de septiembre de 2015

Cartimandua, Reina de los Brigantes.

Cartimandua (43 d. C. - 69 d. C.) fue la última reina de la tribu celta de los Brigantes, la más numerosa de Gran Bretaña durante el inicio de la conquista romana. Su nombre significa "Elegante caballo".

Cuando en el año 43 d. C. el emperador Claudio reemprendió la conquista de Britania, la principal resistencia la opuso una alianza de las tribus de los Catuvellani y los Trinovantes, lideradas por Caractacus y Togomundo, hijos del rey Cunobelinus, pero fue rápidamente superada.

Caractacus consiguió huir al oeste y se convirtió en caudillo de la resistencia, centrada en Gales, mientras que los once principales líderes del sur de Britania se rendieron a Claudio, entre ellos Cartimandua, la reina de los Brigantes quien, según el Tácito, gobernaba en virtud de su "ilustre nacimiento".

Tres años más tarde, una facción antirromana de los brigantes inició una revuelta que fue sofocada con el auxilio del nuevo gobernador de Britania, Publius Ostorius Scapula, quien ejecutó a sus cabecillas.

En el 51 d. C. Scapula venció finalmente a Caratacus. El derrotado líder de la revuelta huyó al norte y solicitó refugio a Cartimandua, acompañando la petición con una fuerte suma de dinero reunida por sus allegados. Cartimandua lo recibió, pero puso sobre aviso a los romanos, lo detuvo y lo entregó encadenado. Los romanos premiaron su traición calificándola, junto a su esposo Venutius, como "leal amiga y protegida de Roma" lo que, junto a las riquezas recibidas, fortaleció su poder.

Pronto Cartimandua puso a prueba la alianza: entre los años 52 y 56 se divorció de Venutius y, pese a que Cartimandua retuvo como rehenes al hermano y otros familiares de Venutius, éste se alzó en armas contando con el apoyo de las tribus vecinas.

Su ex-esposo se hizo fuerte en la fortaleza de Stanwick mientras que el nuevo gobernador romano, Aulo Didio Galo, consolidaba su posición al sur de Brigantia, construyendo fortificaciones en Templeborough (Rotherham), Brough on Noe y Rossington Bridge (Doncaster).

Tras ventajas parciales obtenidas por uno y otro bando, finalmente en el año 56 d. C. Venutius fue derrotado por la IX Legión, al mando de Cesio Nasica, en la región de Barwick in Elmet. Brigantia mantuvo su alianza con Roma, incluso durante la gran rebelión liderada por la reina de los Iceni, Boudicca, que puso en jaque el dominio romano de Britania.

Después de una reconciliación temporal con Venutius, Cartimandua lo volvió a repudiar y tomó como "compañero de cama y trono" a Vellocatus, antiguo compañero de armas de aquél.

En el año 69, Venutius se alzó nuevamente en armas, con el apoyo de las tropas de las tribus Carvetii, Novantae y Selgovae y con el apoyo popular de los Brigantes, que lo referían ante, según las palabras de Tácito, "el adúltero, lujurioso y salvaje temperamento de la Reina". Esta vez, Roma solo pudo enviar tropas auxiliares, que no bastaron para impedir la ocupación del país pero, al menos, pudieron rescatar a Cartimandua. No existen referencias arqueológicas que permitan conocer su posterior destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario