lunes, 7 de septiembre de 2015

Ataecina

Ataecina fue una diosa ctónica adorada por los íberos, lusitanos, carpetanos y celtíberos en la Península Ibérica, siendo una de las deidades ibéricas más importantes. Fue la diosa del renacer, la fertilidad, la naturaleza, la luna y la curación, en muchas inscripciones se le otorga el título de Servatrix "conservadora de la salud".

El animal sagrado asociado a Ataecina era la cabra. Tenía su propio culto de devotio, en el que se la llamaba para pedir una curación o maldecir a alguien.

El culto de Ataecina se extendió sobretodo en Lusitania y Bética. También había santuarios dedicados a Ataecina en Elvas, Mérida, Cáceres y otras localidades cercanas al Guadiana. Es conocida por diversas inscripciones en los valles del Tajo y del Guadalquivir, donde la asimilaron a la diosa romana Proserpina: Ataegina Turibrigensis Proserpina

No hay comentarios:

Publicar un comentario