martes, 7 de julio de 2015

Margarita de Anjou

Margarita de Anjou (1429 - 1482) fue una noble francesa que llegó a ser reina de Inglaterra, como esposa del rey Enrique VI de Inglaterra. Es una figura relevante por ser una de las líderes del bando Lancaster en la Guerra de las Dos Rosas.

Fue la tercera hija del rey Renato I de Nápoles, apodado "El Bueno", duque de Anjou, rey de Sicília y Nápoles y rey titular de Jerusalén, y de Isabel de Lorena, hija y heredera, del duque Carlos II de Lorena.

Para garantizar la alianza franco-inglesa tras Guerra de los Cien Años, se la eligió como la futura esposa del rey Enrique VI de Inglaterra, con el que contrajo matrimonio el día 23 de abril de 1445, por poderes. La pareja real solo tendría un hijo, Eduardo de Westminster, único príncipe de Gales que ha muerto durante un combate.

Desde su llegada a Inglaterra, tuvo una influencia determinante sobre su esposo, provocando la ira y los celos de los nobles ingleses, quienes la tacharon de intrusa. Entre dichos nobles destacó, de forma notoria, Ricardo de York, duque de York y primo del rey Enrique VI. Asimismo, el carácter débil del rey hizo que Margarita se convirtiera en la líder de la Casa de Lancaster, convirtiéndose en una clara opositora de la Casa de York.

Su posición en la corte se vio reforzada, de forma considerable, cuando dio a luz, tras 8 años de matrimonio, al príncipe heredero, Eduardo de Westminster, con lo que los partidarios de la Casa de York vieron frustrarse sus planes de un cambio de dinastía. De forma desafortunada, este hecho coincidió con el primer ataque de locura del rey. La reina Margarita dio claras muestras de querer ostentar la regencia de Inglaterra, pero el duque de York ejerció su influencia y se erigió como regente del reino con el título de Lord Protector.

El duque de York, ahora en la cima del poder, no quiso ceder el cargo con tanta facilidad: decidió apoyarse en la clase media y en los denominados Lombardos para conseguir apoderarse del trono.

No obstante, en la Navidad de 1454, Enrique VI recupera la cordura y York pierde su poder, siendo derrotado en la Batalla de Saint Albans. Este hecho desencadenó la llamada Guerra de las Dos Rosas, al dividirse el país entre ambos bandos: La Rosa Roja (Casa de Lancaster) y la Rosa Blanca (Casa de York).

Al año siguiente, Ricardo de York, logra reponer su armada y derrota al rey, tomándolo prisionero a él y a su hijo, estableciendo un segundo Protectorado.

María, que logró huír, no cejó en su empeño y reagrupó la armada de los Lancaser, logrando derrotar a York y liberando al rey en 1459, aprobando ella misma, en el Parlamento de Coventry, el destierro del duque de York y la confiscación de sus bienes patrimoniales, así como los de sus aliados.

Al año siguiente, en 1460, la Casa de York derrota a la armada real en Northampton, Enrique VI es tomado prisionero y, nuevamente, Ricardo de York obtiene el poder, obligando al rey a nombrarlo heredero del trono. Margarita huye a Escocia.

Nuevamente, Margarita saca fuerzas de su infortunio y vuelve a reunir la armada de los Lancaster, derrotando a los York en la Batalla de Wakefield, el 30 de diciembre de 1460, donde el duque Ricardo de York pierde la vida.

Sin embargo el hijo y heredero de Ricardo, Eduardo de York, toma la jefatura de la Casa de York y, gracias al decisivo apoyo de Lord Ricardo Neville (conde de Warwick), aplasta a las tropas de Lancaster en la Batalla de Towton. Poco después, Margarita, vuelve al ataque y derrota a los York en la Segunda batalla de Saint Albans, liberando a su marido.

No obstante, su victoria es efímera y, en Mortimer's Cross, Eduardo de York derrota a los Lancaster, ocupa Londres y, en Marzo, se proclama Rey de Inglaterra bajo el nombre de Eduardo IV. Los partidarios de la Casa de Lancaster son ajusticiados y perseguidos.

Margarita y su hijo se refugian en Francia, bajo la protección de sus parientes, principalmente su primo, el Rey Luis XI de Francia (hijo de María de Anjou, hermana del rey Renato I de Nápoles). Su marido huye a Escocia, y se enfrenta de nuevo a los yorkistas en la Batalla de Hexham, pero es derrotado por Eduardo IV y éste decide encarcelarlo en la Torre de Londres.

Margarita, apoyada por su primo, logra atraer a su bando a Ricardo Neville, el cual ve con desagrado cómo Eduardo IV menoscaba su influencia en favor de la Casa Woodville, por su matrimonio con Isabel de Woodville en 1469. De igual manera otras poderosas casas nobles, como la Casa Percy, los Pembroke y Jasper Tudor (hermano natural de Enrique VI) también se vieron relegados y volvieron al lado de la Casa de Lancaster.

En 1470, Ricardo Neville libera a Enrique VI y lo restituye en el trono. Margarita y su hijo regresan a Inglaterra, y comienza persecución de los partidarios de la Casa de York. Eduardo IV, refugiado en los Países Bajos bajo el amparo de Carlos I de Valois, duque de Borgoña, regresa al año siguiente y consigue, gracias al apoyo de los borgoñones y la Hansa, la derrota de Neville en la Batalla de Barnet, donde éste último pierde la vida.

Ahora sin el apoyo del conde de Warwick, Margarita y su marido se juegan el todo por el todo en la Batalla de Tewkesbury, el 4 de mayo de 1471. El hijo de ambos, Eduardo, decide apoyar a su padre en la batalla.

Eduardo IV consigue la victoria y captura a Enrique y a su hijo, aunque Margarita logra huir, siendo capturada poco después, al tiempo que se enteraba que su hijo había sido ahorcado por los yorkistas en el campo de batalla, y que su marido era encarcelado y asesinado en la Torre de Londres. Margarita también es confinada en la torre y más adelante es encarcelada en el Castillo de Wallingford.

En un acto de piedad inesperado, el Rey Luis XI de Francia (quien era considerado por sus súbditos como un hombre insensible y cruel), sale en defensa de su prima y exige su liberación, la cual no se produce hasta 1478.

Margarita regresó a Francia y se retiró al Castillo de Dampierre, en Saumur, donde falleció en 1482, a la edad de 53 años, siendo sepultada en la cripta de la Casa de Anjou en Angers.


No hay comentarios:

Publicar un comentario