lunes, 6 de julio de 2015

Hablemos de la Bulímia

La Bulímia o Bulímia Nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la decisión de la persona de alejarse de las alimentación sana para bajar de peso, consumiendo comida en exceso en periodos muy cortos de tiempo (atracones) y, seguido por un período de arrepentimiento en el cual la persona puede llegar a eliminar el exceso de alimentos a través de vómitos o la toma de productos laxantes. La característica más importante de las personas que padecen bulímia es el miedo a engordar. Este temor afecta al estado anímico de la persona, la cual no tardará en desarrollar trastornos depresivos.

Epidemiología


La población con el riesgo más elevado de sufrir bulímia son las mujeres de cualquier clase social, en países desarrollados, como Estados Unidos, los países integrantes de América Latina, los países de la Unión Europea, Canadá, Australia, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

Su tasa de mortalidad se sitúa entorno al 5%. El 20% de las mujeres con bulimia siguen luchando contra esta enfermedad aún después de 10 años de haber sido diagnosticadas.

Criterios diagnósticos de la Bulímia según el DSM-IV


  1. Presencia de atracones recurrentes. El atracón se caracteriza por:
    1. Ingesta de alimentos en un corto espacio de tiempo (por ejemplo, en un período de 2 horas) en una cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias.
    2. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta alimentaria.
  2. Conductas compensatorias inadecuadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como:
    1. Provocación del vómito.
    2. Toma de fármacos o productos laxantes.
    3. Toma de fármacos o productos diuréticos.
    4. Enemas u otros fármacos.
    5. Períodos de ayuno.
    6. Ejercicio físico excesivo.
  3. Los atracones y dichas conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, por lo menos, 2 veces por semana durante un período mínimo de 3 meses.
  4. La auto-evaluación se encuentra exageradamente influida por el peso y la silueta corporal.
  5. Esta alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.

¿Cómo podemos detectar la bulimia en casa?


  • La persona afectada constantemente manifiesta verse gorda, incluso cuando su peso está dentro de la normalidad.
  • La persona se avergüenza de su propio cuerpo y lo rechaza. Siempre está intentando hacer dietas sin ningún control médico.
  • La autoestima de la persona que padece bulimia es baja y la asocia a su cuerpo.
  • Normalmente, la persona que padece bulimia también sufre trastornos depresivos y de ansiedad.
  • También debe llamarnos la atención el exceso de actividad física.
  • Las personas con bulimia tienen hábitos de alimentación bastante peculiares: pueden llegar a gastar una gran cantidad de dinero en comida o recurrir a la que ya hay en casa que, misteriosamente, comienza a desaparecer de la despensa.
  • Se pueden encontrar alimentos almacenados y restos de vómito en distintos lugares de la casa.
  • Fuma de forma indiscriminada y consume un exceso de chicles sin azúcar.
  • Come, de forma compulsiva, alimentos congelados, restos de comida tirados en la basura o, incluso, aquellos alimentos destinados a las mascotas.
  • Abusan del consumo de agua, bebidas bajas en calorías, café y leche.
  • Puedes observar que esa persona no siente ningún placer con la comida ni tiene preferencias, sólo quiere saciarse.
  • En la mesa, puedes observar cómo chupa y escupe la comida de forma discreta.
  • La persona afectada intenta evitar los lugares donde hay comida, y intenta comer siempre solo.
  • Puedes ver como cada vez se vuelve más irritable.
  • Recurre constantemente a las mentiras.
  • Puedes llegar a constatar un aumento aparente de las horas de trabajo o estudio, con una disminución del rendimiento escolar o laboral.
  • Evita estar en contacto con la familia o los amigos y, cuando está con ellos, su único tema de conversación es la comida.
  • Siente culpa y vergüenza ante su pérdida de control sobre la ingesta.
  • La persona verifica frecuentemente el peso ante la báscula.

Signos físicos.


  • Debilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor de estómago.
  • Dolor de garganta crónico o frecuente.
  • Lesiones renales y hepáticas.
  • Hipotensión.
  • Dolor de pecho (a causa del sobreesfuerzo del diafragma).
  • Dilatación y ruptura gástrica.
  • Callosidades en los nudillos y/o en las puntas de los dedos (especialmente en los dedos índice y medio).
  • Hinchazón del rostro (por aumento de secreción de las glándulas salivales y parótidas).
  • Problemas dentales (dientes amarillentos, erosionados o con muchas caries).
  • Caída de cabello.
  • Amenorrea.
  • Aumentos y reducciones bruscas de peso.
  • Diarrea (por el abuso de laxantes) y/o estreñimiento.
  • Malnutrición severa.
  • Infarto de miocardio y muerte (en los casos crónicos).

Creo que mi hijo/a tiene bulimia ¿Qué debo hacer?


  1. Busca información.
  2. No te sientas culpable. Ten siempre presente que debes estar siempre a su lado para apoyarle y ayudarle en todo momento. Necesita tu comprensión.
  3. No dejes que la enfermedad controle la vida de tu familia. Si tienes otros hijos/as, es esencial que llevéis una vida lo más normal posible. Haz que tu hijo se sienta cómodo.
  4. No juzgues. Mantén una comunicación fluida con tu hijo/a. Seguramente le costará explicar lo que le ocurre, por tanto es muy importante que sienta que estás ahí para ayudarlo sin juzgarlo.
  5. No permitas que te manipule con la comida. 
  6. Acude a grupos de apoyo especializados en los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).
  7. Acude a un profesional sanitario para que os ayude y apoye tanto a tu hijo/a como a ti.

¿Dónde puedo encontrar ayuda?

En Andalucía:

En Aragón: 

En toda la comunidad autónoma: ARBADA.

En Asturias:

En todo el principado: FEACAB.

En Baleares:

En Canarias:

En todas las Islas Canarias: Asociación Gull-Laseguè.

En Cantabria:

En toda la comunidad autonoma: ADANER Cantabria.

En Castilla-La Mancha. 

En toda la comunidad: ADANER y Cruz Roja Española.

En Castilla y León:

En toda la comunidad: ACLAFEBA
En Salamanca: USTA.

En Cataluña:


En la Comunidad Valenciana: 

En toda la comunidad: AVALCAB y AVCOTA.

En Extremadura: 


En toda la comunidad: FEACAB, ADANER, ACAB y Cruz Roja Española.


En Galicia: 


En La Rioja: 

En toda la comunidad: ACAB.

En la Comunidad de Madrid:

En toda la comunidad: ADANER y UTMPM.

En Euskadi: 

En toda la comunidad: ACABE Euskadi.

En la Región de Murcia: 

En toda la región: ADANER Murcia y AFECTAMUR.

En la Ciudad Autónoma de Ceuta: 

En la Ciudad Autónoma de Melilla:




No hay comentarios:

Publicar un comentario