miércoles, 1 de julio de 2015

Alice Keppel

Alice Keppel, nacida con el apellido Edmonstone (1868 - 1947) fue una socialité británica y la amante más famosa del rey Eduardo VII del Reino Unido, el hijo mayor de la Reina Victoria. Su hija, violet Trefusis, fue la amante de la poetisa Vita Sackville-West. Por línea materna, Alice fue la bisabuela de Camila Parker-Bowles, duquesa de Cornwall, segunda esposa del príncipe Carlos de Inglaterra.

Desde el principio de su matrimonio, Alice Keppel, ya tenía fama de adúltera y se rumoreaba que su hija mayor era, en realidad, hija del futuro Lord Grimthorpe, uno de sus nobles amantes. Hermosa y discreta, Alice ascendió rápidamente en la escala social a través de sus relaciones con los hombres más prominentes de la época. Fue conocida por ser una mujer muy atractiva. Sus relaciones ilícitas se iniciaron, por lo general, por su deseo de mejorar su estatus social. Su éxito como cortesana eclipsó cualquier logro de su marido. La mayoría de sus romances se llevaron a cabo con pleno consentimiento de su esposo, George. El rey Eduardo VII incluso visitaba la casa de forma asidua y su marido, convenientemente, salía de paseo durante estas visitas.

En aquella época, las relaciones extramaritales eran bastante comunes y aceptadas en la alta sociedad inglesa. No era raro que tanto el marido como la esposa tuvieran amante, siempre y cuando los encuentros fueran discretos. Era bastante común para las mujeres de la época actuar como cortesanas para el beneficio de la carrera de su marido o su propia posición social.

En 1898, Alice conoció al futuro rey Eduardo VII, entonces el heredero de 56 años del trono británico. No pasó mucho tiempo hasta que Keppel pasó a ser una de las muchas amantes de Eduardo, a pesar de la gran diferencia de edad. Alice vivía en Pleasure House, en East Sutton, Kent. Esta relación ilícita duraría hasta la muerte de Eduardo, en 1910, y era bien conocida por la sociedad inglesa. "Alice Keppel fue una ayuda excepcional para Eduardo VII, más de lo que su esposa, la reina Alejandra, podría haber sido alguna vez", escribió Christopher Wilson, quien ha realizado extensas biografías sobre la bisnieta de Alice, Camila Parker Bowles. Alice fue una de las pocas personas cercanas capaces de apaciguar el oscilante mal genio de Eduardo VII.

La aprobación de Alice por la realeza y la aristocracia europea fue variada. Alejandra de Dinamarca, la esposa del rey Eduardo VII, estaba en buenos términos con Keppel, por lo menos lo suficiente como para enviarle una carta de consuelo cuando su esposo enfermó de fiebre tifoidea y permitirle ver al rey cuando estaba en su lecho de muerte. No obstante, la reina afirmó que simplemente toleraba a Alice, pero que ésta no era de su agrado. Por el contrario, Alejandra disfrutaba más de la compañía de Jennie Jerome, otra amante de Eduardo VII, y la encontraba agradable y atractiva. También se dijo que le tenía afecto a Agnes Keyser. Sin embargo, le molestaba que Alice, aunque fuera discreta, se presentara en los eventos a los que Alejandra asistía acompañando a Eduardo VII, lo que le causaba irritación. Aristócratas de alto rango, como el duque de Norfolk, el duque de Portland y el marqués de Salisbury fueron decididamente fríos con ella.

Tras la muerte del rey, Alice se marchó a Ceilán durante dos años, aunque después regresó a Inglaterra. Más adelante, cuando se enteró de que Eduardo VIII iba a renunciar al trono para casarse con Wallis Simpson, Alice comentó: "Las cosas se hacían mucho mejor en mis tiempos".

En 1995, una imagen de Alice Keppel con su hija Violet fue colocada en un sello de correos británico. Su hija Sonia se casó con Roland Cubbit, hijo de Lord Henry Cubitt, segundo barón de Ashcombe. Roland devino el tercer barón Ashcombe en 1947.

Su hija, Violet Trefusis, se convirtió en escritora y fue famosa por sus aventuras sexuales gracias a una relación lésbica de alto nivel y volatilidad con Vita Sackville-West. Alice se opuso enérgicamente a esta relación y le causaron grandes problemas de salud los intentos de alejar a su hija de Vita. Más tarde, Violet devino la amante lesbiana de Winnaretta Singer, la heredera de las máquinas de coser Singer. Alice no se opuso a este último romance, en parte debido a la gran riqueza y poder de Singer y, en parte, debido a que Singer era más discreta que Vita y las dos parecían tener una relación amorosa saludable.

La bisnieta de Alice, Camila Parker Bowles, se convirtió en la famosa amante y, más tarde, en la esposa de Carlos, príncipe de Gales.

Resultado de imagen de alice keppel

No hay comentarios:

Publicar un comentario