martes, 11 de junio de 2013

Buñuelos del Ampurdán.

La primera sociedad que consumió buñuelos fue la morisca. Sus ciudadanos, gente de medios humildes, que habitaban en los territorios de Al-Andalus y ocupaban puestos de trabajo de baja categoría, desempeñaban también el oficio de vendedores ambulantes de buñuelos. En Sevilla y Granada, eran postre típico los buñuelos fritos en aceite y cubiertos de miel. Por otro lado, esta especialidad fue adoptada por los gitanos tras la expulsión morisca y perpetuada hasta la actualidad.

Ingredientes:

  • 650 gr de harina.
  • 150 gr de azúcar.
  • 7 gr de sal.
  • 15 gr de matalauva (puede ser en polvo o en grano).
  • 65 gr de manteca o mantequilla.
  • 4 huevos.
  • 12 gr de piel de limón rayada.
  • 35 gr de levadura prensada.
  • 250 ml de leche tíbia.
  • 10 cl de anís.
  • Aceite de oliva.
Elaboración:

  1. Con la harina, el azúcar, la manteca, la levadura y la sal hacemos una masa bien homogénea.
  2. Preparamos una infusión de matalauva en la leche.
  3. Colamos la infusión y la incorporamos, mientras aún esté tibia, para mezclar mejor la masa.
  4. Añadimos la rayadura de limón y los 10 cl de anís.
  5. Sin dejar de amasar incorporamos los huevos uno a uno, hasta obtener una masa bien homogénea.
  6. Dejamos reposar la masa en un lugar tíbio, tapada por un paño, y sin corrientes de aire, durante 2 horas.
  7. Con las manos húmedas o enharinadas hacemos unas bolas de la medida de un buñuelo, con un agujero en medio.
  8. En una sartén o freidora, vertemos abundante aceite de oliva y lo dejamos calentar.
  9. Cuando el aceite esté bien caliente echamos los buñuelos. No les daremos la vuelta hasta que se doren.
  10. Dejar freír los buñuelos hasta que tomen un color dorado-oscuro.
  11. Inmediatamente después de sacar los buñuelos de la sartén los rebozamos en azúcar. Si los buñuelos estan frios el azúcar no se agarra bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario