martes, 29 de enero de 2013

Jorge de Capadocia. San Jorge

Jorge de Capadocia es el nombre de un soldado romano de Capadocia (Turquía), mártir y más tarde Santo cristiano. Vivió entre 275/280 y el 23 de abril de 303 d.C. Es pariente de Santa Nina.

Su popularidad en la Edad Media le ha llevado a ser uno de los santos más venerados de las diferentes ramas del cristianismo e incluso en las religiones musulmanas de Medio Oriente, especialmente Palestina, donde le llaman Mar Giries (árabe cristiano) o Al-Khader (árabe tanto cristiano como musulmán).

Cuenta la leyenda que Jorge era un romano que tras morir su padre (Geroncio, oficial del ejército romano) se trasladó con su madre Policromía hasta la ciudad natal de esta: Lydda (actual Lod, Israel). Allí Policromía pudo educar a su hijo en la fe cristiana y poco después de cumplir la mayoría de edad se alistó al ejército. Debido a su carisma, Jorge no tardó en ascender y, antes de cumplir los 30, fue tribuno y comes, siendo destinado a Nicomedia como guardia personal del emperador Diocleciano.

En 303, el emperador emitió un edicto autorizando la persecución de los cristianos por todo el imperio, que continuó con Galerio. Jorge, que recibió órdenes de participar, confesó que él también era cristiano y Diocleciano ordenó que lo torturaran sin éxito. Por ello, ordenó que se le ejecutara. Tras ser decapitado frente a las murallas de Nicomedia, el 23 de abril de 303, los testigos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo y unirse a Jorge en su martirio. Una vez muerto, el cuerpo de Jorge fue enviado a Lydda para que fuera enterrado.

En el siglo IX aparece una popular leyenda. San Jorge a caballo como vencedor de un dragón. Esta historia, que forma parte de La leyenda dorada, también es conocida como San Jorge y el Dragón, y es el probable orígen de todos los cuentos de hadas sobre princesas y dragones en Occidente.

Debe tenerse en cuenta que la leyenda se relata en diversas partes de Europa y Asia menor como propia (e incluso en Japón, donde se le puede equiparar con el dios del trueno Susano-oh, a la princesa con la doncella Kushinada y al dragón con Yamata-no-Orochi), así que los detalles varían según la tradición local.

La leyenda occidental medieval comienza con un dragón que hace un nido en la fuente que provee de agua a una cuidad. Como consecuencia, los ciudadanos debían apartar diariamente el dragón de la fuente para conseguir agua. Así que ofrecían diariamente un sacrificio humano que se decidía al azar entre los habitantes. Un día, resultó ser seleccionada la princesa local. Cuando ésta estaba a punto de ser devorada por el dragón, aparece Jorge en uno de sus viajes (a menudo a caballo), se enfrenta en el dragón, lo mata y salva a la princesa. Los agradecidos ciudadanos abandonan el paganismo y abrazan la fe cristiana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario