domingo, 2 de septiembre de 2012

Tomates confitados

Los tomates confitados eran un bocado exquisito. Se solía comer con pan, con queso o como guarnición de carnes de caza o de ave.


Ingredientes para 1 kg de tomates


  • 1 kg de tomates maduros.
  • 250 g de azúcar moreno.
  • 2 clavos de olor.
Material

  • Botes esterelizados de boca ancha.
Elaboración

  1. Elegimos tomates bien maduros, sin roturas, picadas ni golpes. 
  2. Lavamos los tomates.
  3. Escaldamos los tomates durante 1 minuto y, con una espumadera, los sacamos y los depositamos en un balde con agua fría.
  4. Desprender la piel del tomate, con mucho cuidado para no estropearlo ni romperlo.
  5. Colocamos los tomates en una cazuela, procurando que no se monten unos con otros.
  6. Añadimos los clavos y cubrimos con el azúcar.
  7. Tapamos con un paño y dejamos reposar 12 horas (toda la noche).
  8. Al día siguiente ponemos la olla al fuego y los cocemos a fuego lento durante 30 minutos.
  9. Apartamos y los metemos calientes en los tarros.
  10. Cubrimos con el almíbar.
  11. Tapamos los botes y los esterelizamos al baño maría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario