martes, 4 de septiembre de 2012

Medicina en el Antiguo Egipto

Control de la natalidad.

Había un alto grado de conocimiento del cuerpo humano, en parte debido al proceso de momificación de los cadáveres. Sólo trataban las enfermedades que podían curar, y clasificaban las dolencias de la siguiente manera:

  1. "Esta es una enfermedad que conozco y curaré".
  2. "Esta es una enfermedad que conozco y no curaré"
  3. "Esta es una enfermedad que no conozco y no curaré".
Las normas de aprendizaje y de la práctica médica eran promulgadas por el médico real, es decir el médico del Faraón, que se hallaba en la cúspide de la jerarquía médica: por debajo se encontraban los médicos de palacio, de los cuales uno debía hacer el papel de supervisor.

Los demás eran inspectores médicos y formaban un grupo menos importante. En un escalón inferior se situaban la inmensa mayoría de los médicos prácticos. La formación de los médicos se realizaba en la casa de la vida. Se reclutaban jóvenes estudiantes después de un período de observación, y también se enseñaba a los médicos griegos que llegaban a Egipto para completar su formación, ya que este reino tenía fama de contar con los mejores médicos. Esta formación podía durar 10 años. El sistema educativo descansaba en la pareja maestro-aprendiz.

El lugar y el método de curación dependían de la relación entre el sanador y la religión:

  • Los médicos sun-nu (hombres de los que sufren o están enfermos) ejercían fuera del templo. Lo hacían de manera laica pero según los preceptos del templo. Su dios tutelar era Dyehuty, al que los griegos llamaron Thot. Comenzaban sus prácticas como médicos itinerantes: iban a ver al paciente, y atendían una única clase de enfermedad, es decir, eran especialistas. Sólo el médico con una gran experiencia reconocida llegaba a ser generalista. Después de un período itinerante, el sun-nu podía entrar en un centro de cuidados o ejercer en su residencia.

  • Los médicos uabu-sekhmet ejercían solo en el templo. Para ellos, la medicina estaba totalmente impregnada por la religión, ejercían la magia. Dependían de la diosa Sejmet, diosa de la curación. Eran los médicos del faraón.

  • Los médicos exorcistas, que sanaban por medio de encantamientos y amuletos
Los métodos eran variados: había médicos para todas las partes del cuerpo, para el espíritu, para las mujeres, los hombres, los niños, incluso los había según la estación. Hasta nuestros días ha llegado el caso del médico de ojos, que operaba cataratas, y el de un médico de mujeres que hacía la prueba del embarazo, incluida la predicción del sexo del bebé (papiros de Berlín).

Oculista curando el ojo de un artesano

La medicina estuvo regulada desde tiempos de Imhotep, como testifica una inscripción en una pared de Saqqara, con las reglas éticas que regulan la profesión, bien definidas: el lugar de la instalación de los centros de sanación, la supervisión de estos, supervisión de la actividad del sun-nu, la estimación de su rendimiento, acciones disciplinarias. No le estaba permitido usar métodos terapéuticos que se salieran de la ortodoxia, solo podía usar aquellos que definía la autoridad de los tratados clásicos y, en tal caso, aunque los resultados no obtenidos no fueran buenos estaba libre de todo reproche.

El sistema de diagnóstico está explicado en el papiro Ebers. La secuencia es la siguiente:

  1. Hacer preguntas al enfermo, con orden y paciencia.
  2. Investigar entre sus allegados.
  3. Encontrar la causa directa o indirecta del padecimiento.
  4. Buscar la existencia de antecedentes familiares.
  5. Verificar si el tratamiento es el adecuado.
  6. Preparar un plan de cuidados.
Lo primero que se intenta es impedir el sufrimiento, a continuación detener el avance de la enfermedad, para terminar encontrando su eliminación.

Usaban varios remedios terapéuticos

Terapia con medicamentos

Los había de todo tipo: mineral, vegetal y animal.

  • Minerales:
    • Natrón.
    • Piedra de Menfis en polvo, como anestésico local.
    • Trocitos de cobre.
    • Ocre amarillo, para las quemaduras.
  • Vegetales:
    • Tabaco.
    • Cilantro.
    • Algarroba.
    • Ajo.
    • Cebolla.
    • Resina de acacia.
    • Cebada.
  • Animales:
    • Carne, para curar heridas.
    • Miel, como antiséptico local.
    • Cera.
    • Telaraña, como desinfectante.
    • Grasa de vaca.
    • Leche de burra.
    • Vísceras de cerdo.
    • Etc.
Cirugía

Algunas intervenciones están atestiguadas, así como el uso de analgésicos y anestésicos:

Circuncisión
  • Extraccion de espinas, cuidado de mordeduras.
  • Sutura de heridas.
  • Reducciones de luxaciones de hombro y de fracturas.
  • Cura de heridas de guerra.
  • Intervención por cataratas.
  • Trepanación.
  • Circuncisión.
  • Amputaciones:
    • Postraumáticas.
    • Punitivas


No hay comentarios:

Publicar un comentario