jueves, 13 de septiembre de 2012

Agripinila. Agripina la Menor

Julia Vipsania Agripina (posiblemente en Oppidum Ubiorum 15 d. C. - 59 d. C), más conocida como Agripina la Menor para distinguirla de su madre, fue la hija mayor de Germánico y Agripina la Mayor, bisnieta de Marco Antonio y Octavia. Fue además, hermana de Calígula, mujer y sobrina de Claudio y madre de Nerón.

En el año 28 d. C., con 13 años, se casó por primera vez con el cónsul romano Ahenobarbo. Fue éste quien dijo que su futuro hijo: "De la unión de Agripina y yo sólo puede salir un monstruo" y de la unión nació Lucio Dominico Ahenobarbo, conocido como Nerón. En enero del año 40 d. C. a los 25 años de edad y 12 de matrimonio, Agripina enviudó por primera vez.

Cuando su hermano Calígula se convirtió en emperador, ella y sus dos hermanas empezaron a gozar de ciertos privilegios que tan sólo podía tener la familia imperial. Aun estando casada con Ahenobarbo, Agripina mantubo relaciones sexuales con su hermano, al igual que hacían sus hermanas, y se prostituyó con miembros de la corte, como sus hermanas Drusila y Livila, que también estaban casadas.

Los privilegios de los que disfrutaba Agripina empezaron a desaparecer tras la muerte de la hermana preferida de Calígula, Drusila. Tras este acontecimiento, el emperador empezó a sufrir una enfermedad mental que provocó que Agripina perdiera el favor de su hermano.

Ambiciosa como su madre. Agripina quería continuar con esos privilegios que ahora su hermano no le ofrecía. Fue por ello por lo que su amente Getulio Léntulo, su hermana pequeña Livila, el amante de ambas y el cuñado viudo Lépido se unieron a un plan que pretendía recuperar esta forma de vida. Calígula descubrió el complot a tiempo y ordenó la muerte de Lépido y el exilio, previo juicio, de sus dos hermanas.

Separada de su hijo, el cual se quedó en Roma al cuidado de su tía paterna, Agripina inició su exilio con la humillación pública de tranportar las cenizas de uno de sus amantes. Fue así como puso rumbo a la isla de Pandataria.

El asesinato de Calígula y el nombramiento como emperador de su tío Claudio, comportó la vuelta a Roma de Agripina y su hermana. Tras reencontrarse con su hijo, Agripina se casó con Cayo Salustio Pasieno Crispo, su antiguo cuñado y cónsul entre el 27 y 44 d. C. Cuando éste murió, se rumoreó que había sido envenenado.

Cada vez más, Agripina fue teniendo una relación más íntima con su tío, el emperador. Éste, tras descubrir que su mujer Mesalina, la madre de su hijo e hija, le era infiel, decidió ejecutarla y casarse con su sobrina, a pesar que el matrimonio entre tíos y sobrinas era ilegal e incestuoso. El tema se resolvió mediante un acuerdo especial del Senado.

Con 34 años se casó por tercera y última vez con su tío, el emperador Claudio. Además, aconsejó a su hijo que se casara con su nueva hermanastra, Octavia. Una vez obtenido el título de Emperatriz y Augusta, la primera después de Livia Drusila, y de haber obtenido honores y privilegios extraordinarios, Agripina convenció a su marido de que adoptara como heredero a Nerón, hijo de ella, en vez de al hijo biológico de él. Así sucedió. Una vez conseguido su propósito, se dijo que había ordenado que envenenaran a Claudio con hongos, aunque no hay prueba historica de este hecho.

Cuando Nerón ascendió al trono de Roma, Agripina usó a su hijo, con el que se dice que mantenía relaciones sexuales, para gobernar Roma. Nerón soportaba cada vez menos a su madre, amenazándola con abdicar y exiliarse a Rodas. Ella le dio motivos, aproximándose a su hijastro Británico. Tras el asesinato de éste durante un banquete, su influencia disminuyó notablemente y fue invitada a abandonar el palacio imperial.

La llegada de Popea Sabina a la corte imperial como esposa de su hijo fue el final de Agripina. Popea no tardó en darse cuenta de que su suegra influía sobre su hijo para satisfacer sus necesidades. Sabiendo que no era bien recibida por ella, Popea convenció a Nerón para que matara a su madre.

En primer lugar, intentó envenenarla varias veces. Después ideó derribar su habitación mientras ella dormía dentro, pero Agripina descubrió el plan y se enfureció con su hijo. Aprovechando la mala relación existente entre él y su madre, Nerón, la invitó a un barco para reconciliarse. Ella, que aceptó, no imaginaba que la intención de su hijo era hundirlo con ella dentro. De nuevo, Agripina descubrió los planes y huyó a nado. Desesperado, el emperador, acusó a su madre de ser miembro de una conjuración fictícia y fue ejecutada.

Su muerte cumplió una profecía de unos astrólogos caldeos que, cuando Agripina les preguntó si su hijo sería rey, le dijeron: "Será rey, pero matará a su madre". Después de escuchar estas palabras, ella contestó: "Occidat, dum imperet!" ("Que me mate con tal que reine!").

El asesinato de Agripina estuvo siempre presente en la mente de su hijo, el cual dijo haber visto a su espíritu y también a las furias agitando látigos vengadores y antorchas encendidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario