martes, 3 de julio de 2012

mi madurez

En cuanto a mis nupcias, casi no puedo recordar la fecha exacta de mi boda, creo que fue entre 1939 y 1942, entre el final de la guerra y la pos-guerra. Tengo la sensación que no fue una boda muy alegre, no fue la típica boda que se ve hoy en día, con la novia toda arreglada y vestida de blanco y el novio vestido de etiqueta. Mi boda fue un ceremonial típico de la pos-guerra: no había coche de caballos ni limusina, no había cortejo nupcial que acompañara a mi esposa desde su casa hasta la puerta de la Iglesia; mi mujer no pudo ponerse un bonito vestido blanco, sino que iba vestida de domingo con un pequeño ramo de flores naturales y unas zapatillas de esparto. Aún así era la mujer más hermosa del pueblo, no importaba lo que se pusiera porque ella siempre lucía hermosa ante mis ojos. Yo también llevaba la ropa de domingo, con un sombrero y, también, unas zapatillas de esparto. No hubieron fotografías ni fotógrafos ya que no teníamos dinero suficiente para poder permitirnos aquel lujo, pero aún así hubo mucha alegría. Recuerdo que, después de la ceremonia nupcial, fuimos todos a comer al campo y hicimos una gran fiesta, comiendo migas, cantando saetas y fandangos y bailando sevillanas.

Después de casarnos no pudimos hacer ningún viaje de luna de miel pero eso no nos importaba, a mi y a mi esposa, porque eramos muy felices en nuestra pequeña casita de la calle estación. Siempre íbamos juntos a todas partes, al campo, a vender, a la colecta de caña de azúcar por los pueblos cercanos, a la vendimia en Francia... éramos y somos un matrimonio muy bien avenido, y nos queríamos (y nos seguimos queriendo) muchísimo.

Mi hijo mayor nació en el año 1953, fue una alegría muy grande para nosotros porque, después de años de matrimonio y intentos frustrados, no esperábamos tener ningún descendiente. Actualmente está casado con una mujer del pueblo vecino, me ha dado una nieta y dos bisnietos. Cuando era joven, según mi parecer demasiado joven, emigró a Cataluña en pos de una mejor calidad de vida. Actualmente vive en un pequeño pueblo de la Costa Brava, en la província de Gerona.

Mi hijo mediano nació en el año 1957. Ya desde muy pequeño fue un niño muy travieso y nervioso, pero que siempre nos arrancaba una sonrisa con todas sus travesuras y que, aún hoy en día, sabe sacarme de la tristeza, hacer que olvide esta enfermedad por un momento , y que todo vuelva a ser como era antes, que yo vuelva a sonreír y a sentirme feliz. Este hijo mío, quizá el más querido para mi, emigró muy joven (con 20 años) a Cataluña porque, entonces, había más opciones de trabajo que no en Andalucía. Está casado con una mujer de Galícia y me ha dado dos nietas, la mayor es profesora y la menor es estudiante de enfermería. Actualmente vive en un pueblecito de la província de Gerona.

Mi hija pequeña nació en el año 1965. Siempre ha sido una niña muy introvertida pero poco problemática, siempre fue la muñeca de los ojos de mi esposa. Estudió en la escuela de peluquería de Granada. Estuvo casada con un hombre de un pueblo vecino, pero a los 4 años se divorciaron. Me ha dado dos nietos que son muy cariñosos y que me necesitan mucho. Actualmente vive en el mismo pueblo que yo, al lado de mi casa, ella se encarga de cuidarnos a mi y a mi esposa y a cambio nosotros la ayudamos a ella y a sus hijos, ya que su pensión del paro no le llega para mucho y le pagan muy poco en las casas que va a limpiar.

Siempre he mantenido los mismos trabajos que durante mi adolescencia. Trabajaba de campesino. Dejé de dedicarme al estraperlo porque se relajó la vigilancia por parte del Estado y de la Guardia Civil, ya no vigilaban todo aquello que vendíamos ni nos hurtaban los alimentos, era una actividad que pasó a ser innecesaria. También viajaba de pueblo en pueblo con mi mula cargada de naranjas, aguacates, miel, aceite de oliva, uvas, vino y cualquier cosa que se pudiera obtener del campo o de los frutos. Poseía grandes extensiones de olivares y con las olivas que obtenía las llevaba al molino para hacer aceite y venderlo posteriormente. Cada año solía viajar con mis hijos y mi esposa a la colecta de caña de azúcar y a la vendimia en Francia, durante unos cuantos años fui el capataz del grupo de trabajadores que iban a la vendimia a un pueblo de Francia, cercano a la Junquera. También me dedicaba a la venta de carbón vegetal, produciéndolo en mis propios hornos que tenía instalados en las tierras más altas del pueblo, en un barranco muy peligroso conocido con el nombre de "Barranco Arroba"

Fotografía del barranco arroba.


Nunca he tenido automóvil, de hecho en el pueblo no hubieron coches hasta los años 60, mi medio de transporte era la mula y, si tenía que viajar muy lejos en un corto período de tiempo, viajaba en autobús. A veces, si no tenía que viajar muy lejos, solía ir a pie.

Quizás los hechos más relevantes que han tenido lugar durante mi madurez han sido: la muerte de Franco, la transición y el intento de golpe de estado del 23 de Febrero.

La muerte de Franco fue un hecho muy relevante para mi porque suponía el fin de uno de los dictadores más dominantes y crueles que España ha conocido jamás. Porque he visto amigos y familiares caer bajo las garras de su represión, los he visto morir y encarcelados. Aunque fue un momento de liberación para muchas personas, también fueron momentos de miedo e incertidumbre: por un lado, nadie quería volver a pasar por una Guerra Civil, y por el otro, porque temíamos sufrir otra dictadura aún peor que la de Franco.

La transición también fue importante porque para mi representaba el paso de la represión y el absolutismo a la democracia. La gente comenzaba a dejar de temer a sus gobernantes, se comenzaba a salir a la calle y a manifestarse sin temer las represalias. Por primera vez en muchos años tuve la sensación que la voz del pueblo era escuchada. El gobierno de Franco fue desmantelado poco a poco y en el 77 se celebraron las primeras elecciones después de la Guerra Civil. En aquella época España firmó el tratado de adherencia a la Comunidad Económica Europea (CEE), que más tarde se transformaría en la Unión Europea. Durante aquella época se aprobó la Constitución, donde se reconocían los derechos y deberes de todos los españoles. A finales de la transición, España también se adherió a la Organización del Tratado Atlantico del Norte (OTAN).

También es importante comentar el intento de Golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981 (23F) que, aunque en mi pueblo no hubo ningún tipo de levantamiento, generó mucho miedo en la población ya que cabía la posibilidad que el gobierno democratico fuera derrotado y se instaurara otra vez un régimen militar. Fue un golpe de estado fallido llevado a cabo por algunos cargos militares, encabezado por el Teniente-coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero. Recuerdo que la gente se encerró en casa, por las calles del pueblo no se escuchaba ninguna voz, ni una risa, ni un paso, todo era silencio... un silencio que apestaba a miedo. Recuerdo que me pasé horas y horas mirando la televisión, pendiente de cualquier noticia, buscando una brizna de esperanza para mi, para mi familia, para mis conocidos y para toda aquella gente que tanto había sufrido bajo la tiranía de Franco. Aún recuerdo la hora exacta en que se puso fin a la pesadilla del pueblo: a la 1.15 de la madrugada del 24 de Febrero, el Rey intervino en la televisión, vestido con el uniforme de Capitán General de los Ejércitos para posicionarse contra los insurrectos, defender la constitución y llamar al orden a las Fuerzas Armadas en su calidad de Comandante en Jefe. En el momento Milans del Bosch fue arrestado y, después de una larga resisténcia, Tejero fue detenido y los diputados liberados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario