domingo, 8 de abril de 2012

Juana de Arco

Juana de Arco (1412 - 1431), también conocida como la Doncella de Orleans, fue una heroína, militar y santa francesa. Nacida en Domrémy, un pequeño poblado en el departamento de los Vosgos (Lorena), ya con 17 años encabezó el ejército real francés. Convenció al rey Carlos VII que expulsaría a los ingleses de Francia y éste le dio la autoridad sobre su ejército en el Sitio de Orleans, La Batalla de Patay y otros enfrentamientos entre 1429 y 1430. Estas campañas revitalizaron la facción de Carlos VII durante la Guerra de los Cien Años y permitieron la coronación del monarca. Como recompensa, el rey eximió al pueblo natal de Juana del impuesto anual a la corona. Esta ley se mantuvo hasta hace 100 años. Posteriormente Juana fue capturada por los Borgoñones y entregada a los ingleses. Los clérigos la condenaron por herejía y el duque Juan de Bedford la quemó viva en Ruán. Gran parte de los datos sobre su vida se basan en las actas de aquel proceso, pero están desprovistos de crédito ya que, según algunos testigos del juicio, fueron sometidos a multitud de correcciones por orden del obispo Cauchon, así como a la introducción de datos falsos. Entre estos testigos encontramos al escribano oficial, contratado por Cauchon, que afirma que en ocasiones había secretarios escondidos detrás de las cortinas de la sala esperando instrucciones para borrar o agregar datos a las actas.

25 años después y gracias a la intervención del rey Carlos y a la família de Juana, el Papa Calixto III (Alfonso de Borgia y Cavanilles) reabrió el caso y reconoció la inocencia de Juana en 1456 en un proceso donde hubo numerosos testimonios y se declaró  herejes a los jueces que la habían condenado. A principios del siglo XX fue beatificada y posteriormente (1920) declarada santa por el Papa Benedicto XV. Ese mismo año fue declarada santa patrona de Francia.

En su proceso, Juana dijo esto sobre sus padres "Mi padre se llama Jacques Darc y mi madre Isabelle". Se sabe que sus padres fueron Jacques Darc y Isabelle Romée. Isabelle Romée no era el nombre original, sino que era el sobrenombre que se dio a Isabelle de Vouthon, como se hizo a otros una vez que realizaban el peregrinaje "de Puy" (de la montaña) en vez del de Roma. Su padre, Jacques, era agricultor; no era pobre pero vio a regañadientes la llegada de otro hijo a su familia, ya que Juana tuvo 3 hermanos mayores.


"Yo tenía 13 años cuando escuché una voz de Dios", declaró Juana en Ruán. Eso sucedió sobre el mediodía, en el jardín de su padre. Añadió que la primera vez que la escuchó notó una gran sensación de miedo, añadió que esta voz venía del lado de la Iglesia y que normalmente venía acompañada de un haz de luz. La Iglesia Católica y la inmensidad de fieles, reconoció como verdaderas estas apariciones.

Cuando le preguntaron como era aquella voz, ella respondió que le pareció una voz muy noble de manera que creyó que era enviada por parte de Dios. Cuando la escuchó por 3 vez le pareció reconocer a un ángel. Esta voz primero le aconsejó que frecuentara las iglesias y después que tenía que ir a Francia y, en ese sentido, la empezó a presionar. Escuchaba esta voz unas 2 o 3 veces por semana. Segun Juana "Ella me decía que yo levantaría el asedio de Orleans".


No hay comentarios:

Publicar un comentario