viernes, 3 de febrero de 2012

Isabel II

Isabel II de Borbón, llamada la de los tristes destinos, fue reina de España entre 1833 y 1868, tras la abolición de la ley sálica por medio de la Pragmática Sanción, lo que apoyó la insurgencia del infante Carlos, apoyado por los grupos absolutistas (carlistas) que ya habían intentado proclamarle rey durange la agonía del rey Fernando VII.


La futura Isabel II fue bautizada con el nombre María Isabel Luisa de Borbón y Borbón dos-sicilias; era hija del rey Fernando VII y de su cuarta esposa, María Cristina de Borbón dos-sicilias. Su padre había estado casado anteriormente en tres ocasiones, pero ninguna de sus esposas le había dado desdendencia que le pudiese suceder, por ello cuando ella nació en 1830, muchos albergaron esperanzas en la joven infanta. Para favorecer su posición, aunque fuese en detrimento de su propio hermano (el infante Carlos María Isidro de Borbón), Fernando VII aprobó la Pragmática Sanción mediante la cual Isabel podría sucederle en el trono tras su fallecimiento, si el soberano fallecía sin hijos varones. Isabel II ascendió al trono de España el 29 de septiembre de 1833 tras la muerte de su padre, sin haber cumplido todavía los tres años de edad, motivo por el cual fue necesario nombrar a su madre regente del reino.

Su nacimiento y posterior ascensión al trono provocó el inicio de un largo conflicto dinástico, pues el Infante Carlos no aceptó que Isabel fuera nombrada Princesa de Asturias y luego Reina de España. La división entre isabelinos y carlistas acabó provocando la Primera Guerra Carlista.

Durante los primeros años de su reinado, mientras era una niña, la regencia fue asumida por su madre, María Cristina, coincidiendo con la Primera Guerra Carlista. Desde 1840 hasta el 43 la regencia fue asumida por el general Espartero, que fue obligado a abandonar su cargo. Con el propósito de evitar una tercera regencia, quedó decidido adelantar la mayoría de edad de la reina de los 16 a los 13 años, por lo que, con solo trece años, Isabel fue declarada mayor de edad.


Cuando Isabel cumplió los 16 años, el Gobierno arregló un matrimonio con su primo, el duque Francisco Asís de Borbón. Los cónyuges eran primos carnales por vía doble, pues el padre de él (el infante Francisco de Paula), era hermano de Fernando VII, mientras que su madre (Luisa Carlota de Borbón-dos sicilias), lo era de la regente María Cristina. El matrimonio hizo aguas muy pronto y nunca fue feliz.


Isabel no se llevaba bien con su primo y marido Francisco, cuya sexualidad fue cuestionada. La misma reina comentó en una ocasión sobre su propia noche de bodas: "¿Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo?". Oficialmente, Isabel II y Francisco de Asís fueron padres en once ocasiones, aunque varios embarazos acabaron en abortos o los neonatos fallecieron al cabo de muy poco tiempo:


  • Luís de Borbón y Borbón, nacido muerto.
  • Fernando de Borbón y Borbón, falleció poco después de nacer.
  • Isabel de Borbón y Borbón, condesa de Girgenti, casada con Cayetano de Borbón-dos sicilias.
  • María Cristina de Borbón y Borbón, fallecida con 3 días de vida.
  • Francisco de Asís Leopoldo de Borbón y Borbón, falleció pocas horas después de nacer.
  • Alfonso de Borbón y Borbón, Príncipe de Asturias, posteriormente Rey Alfonso XII.
  • María concepción Francisca de Asís de borbón, falleció a los 2 años de vida.
  • María del Pilar Berenguela de Borbón y Borbón, fallecida soltera.
  • María de la Paz de Borbón y Borbón, casada con Luis Fernando de Baviera.
  • María Eulalia de Borbón y Borbón, duquesa de Galliera, casada con Antonio de Orleans y Borbón.
  • Francisco de Asís Leopoldo de Borbón y Borbón, fallecido con pocas semanas de vida.
Se dejaba manipular por sus ministros y religiosos cortesanos, interfería con frecuencia en la política de la nación, lo que la hizo impopular entre los políticos y acabó por causar su final al dar paso a la Revolución de 1868.

En 1852, el cura Martín Merino y Gómez intentó acabar con la vida de la Reina clavándole un estilete en el costado, cuando ésta se encontraba en la Basílica de Ntra Sra de Atocha, poco después de haber dado a luz a su hija Isabel. La reina se recuperó en pocos días y el cura fue ejecutado.

La Reina de los tristes destinos, como también ha sido llamada, tuvo que hacer frente a la Revolución de 1868 (conocida como la Gloriosa), que la obligó a abandonar España. Isabel se exilió en Francia, donde recibió el amparo de Napoleón III y Eugenia de Montijo; el 25 de junio de 1870 abdicó en París en favor de su hijo, el futuro Alfonso XII. Mientras tanto, gracias al apoyo de varios grupos gubernamentales, el príncipe Amadeo de Saboya, miembro de la Família Real Italiana, fue elegido para reemplazarla como Amadeo I de España, era hijo de Victor Manuel II, Rey de italia y perteneciente a la Casa de Saboya, y de María adelaida de Austria (bisnieta de Carlos III de España).

Isabel II vivió el resto de su vida en Francia; desde allí fue testigo de la I República, del reinado y de la muerte de su hijo Alfonso XII, de la regencia de su nuera, María Cristina de Habsburgo-Lorena y del inicio del reinado de su nieto, Alfonso XIII. Desde que fue derrocada dejó de hacer vida en común con su marido, que pasó a vivir en Épinay-sur-seine, donde falleció en 1902. Isabel II murió en paris dos años más tarde y fue enterrada en el Monasterio de El Escorial frente a los restos de su esposo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario