domingo, 9 de octubre de 2011

Un libro que me hizo abrir los ojos...

Hoy, mientras hacía sitio en mis estanterías repletas de libros, he encontrado un libro que en su tiempo me llamó mucho la atención. Me ha parecido importante nombrar este libro aquí porque, con poco más de 10 años, me hizo abrir los ojos a un mundo que aún no comprendía, a un mundo que iba más allá de mis muñecas, mis juegos, mis cuentos y la gente que me rodeaba y me sigue rodeando... Un libro, un simple libro, que ha recorrido el mundo haciendo eco de las injusticias humanas, de las discriminaciones, violaciones e injurias que reciben miles de millones de personas... Un libro que habla de guerra, de represión, de asesinatos, de valentía, de coraje, de resistencia... Algo que le podía costar la vida a su autora, una joven afgana que escribe bajo el pseudonimo de Latifa, pero que aún así se decidió a hacerlo... por ella y por las otras miles de personas que se encontraban y encuentran en su situación. Este libro se llama CARA ROBADA. 









Latifa nace en 1980 durante la invasión de Afganistán por parte del ejército de la Unión Soviética. Hija de un comerciante y una doctora, tiene 2 hermanas y 2 hermanos mayores que ella. Vive en un piso de Microrayán, un barrio rico de Kabul. La vida en esa época era próspera y las mujeres eran libres, con los mismos derechos que los hombres. En 1989 el ejército de la resistencia Afgana junto con la comunidad internacional, consigue echar a los Soviéticos del país, pero lejos de ir a mejor, la guerra civil asola el país hasta 1996 con la llegada de los Talibán. És aquí cuando empieza el verdadero calvario de esta chica y de todos los hombres y mujeres afganas (sobretodo las mujeres). A los hombres se les obliga a dejar crecer su barba, a las mujeres se les prohibe salir de casa sin un hombre, no se pueden maquillar, deben ir completamente tapadas con la burka, no pueden asistir al colegio ni recibir atención médica, no pueden hablar en alto, no pueden llevar ropa ajustada ni zapatos de tacón, no pueden trabajar ni vivir solas, no pueden tener propiedades ni heredar, los talibanes prohiben escuchar musica, la televisión, los vídeos, los juegos para los niños (especialmente prohiben jugar con la cometa), queda prohibido vender ropa femenina (también la ropa interior), una mujer y un hombre no pueden hablarse en público a no ser que sean esposos, o parientes cercanos (si lo hacen los obligan a casarse), la población es maltratada y apaleada, aumentan los secuestros de niños, se ensañan con violencia contra la población.

En 2001 la revista Elle hace eco de su voz y la Unión Europea la invita a contar su historia en el Parlamento de Estrasburgo, desde ese instante su vida, así como la de su família, empieza a correr grave peligro y se ven obligados a huir de Afganistán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario