jueves, 11 de agosto de 2011

ORACION A LA DIOSA CELTA

Estas son algunas invocaciones y oraciones que se hacía durante los rituales en la época de los celtas en honor a la Diosa madre.

El encargo de la Diosa

Cuando necesites cualquier cosa, una vez al mes, y mejor aún cuando la Luna esté llena, te reunirás en un lugar secreto y adorarás mi espíritu, que soy Reina de toda la Sabiduría. Serás libre de esclavitud, y como señal de esta libertad, estarás desnuda en tus ritos. Canta, festeja, baila, haz música y haz el amor, todo en mi presencia, porque es mío el éxtasis del espíritu y mía también la alegría de esta Tierra.

Mío es el amor a todos los seres. Mío es el secreto que abre la puerta de la puerta de la juventud y mía es la copa de vino de la vida que es el caldero de Ceridwen, que es el Santo Grial de la inmortalidad. Doy el conocimiento del eterno espíritu y, más allá de la muerte, doy paz y libertad y reunión con todos aquellos que se han ido antes. No pido sacrificios, porque soy la madre de todas las cosas y mi amor brota a toda la Tierra.

Escucha las palabras de la Diosa de la Estrella, cuyo polvo son los pies de cielo y cuyo cuerpo circula por el universo:


"Soy la belleza de la verde Tierra y la blanca luna entre las estrellas y los misterios de las aguas, llamo a tu alma para que se levante y venga a mi. Porque soy el alma de la naturaleza que da vida al universo. De mí proceden todas las cosas y a mí deben regresar. Permite que mi adoración este en el corazón de todo corazón que se regocija, porque todo acto de amor y placer son mis rituales. Permite que haya belleza y fuerza, poder y compasión, honor y humildad, gozo y reverencia dentor de ti."

No hay comentarios:

Publicar un comentario